Una lideresa que lucha por la garantía de los derechos humanos en Colombia

Yuli correa estudio en un colegio de mujeres en el año 2010, allí empezó con el pensamiento de ayudar a los demás ya que en todo el bachillerato fue representante de las estudiantes, esto se veía reflejado cuando en el grado once decidió postularse a personera estudiantil, donde allí lideraba procesos de paz atreves de artes escénicas.

Empezó la universidad estudiando comunicación social-periodismo, esto le permitió trabajar en comunidades en diferentes regiones, enfocándose en comunicación popular, capacitando a la gente, formándola, acompañando procesos de comunicación de radio y proyectos audiovisual para fortalecer sus luchas, esas que alguna vez no se les dio la prioridad que merecían.

Su pasión por enseñar e informar fueron de la mano cuando decidió también estudiar trabajo social en el año 2014, sabía que estas dos serian la fuente para ir más allá del cambio que se quiere reflejar en la sociedad.

Tejiendo la paz

Trabajo en la Organización Plataneros del Medio Atrato en Bojayá, ayudando a las víctimas del conflicto armado en Colombia, y donde se dio paso al proceso de paz por medio de acompañamiento psicosocial, realizando talleres en el tema de memoria, historia y reconciliación.

Cada palabra con que expresa ese sentimiento de ayudar es innegable, es que como olvidar aquella masacre en el año 2002, donde se vivieron momentos de dolor y zozobra, acabando con la vida de 79 personas, la mayoría menores de edad, quitándoles ese deseo de poder volar.

Este suceso no fue el único que desgarro corazones, pero con el paso de los años fueron importantes para ir tejiendo caminos de paz, con esto, no hay manera de no querer pensar, en los que aun con problemas, buscan una solución sin miedo a fracasar.

Rompiendo barreras

“Desde el lugar en el que estemos es importante asumir una corresponsabilidad para que desde nuestra cotidianidad aportemos a una sociedad en paz, sana, donde no haya más odio, y no se necesita ser un trabajador social o muchas veces un profesional ni estudiar en las áreas de las ciencias humanas o demás, si no que se necesita empatía y solidaridad por el prójimo” expresa Yuli.

A lo que nos lleva es ponernos en los zapatos de los demás, para no pensar que la realidad del otro es la misma que cualquier persona vive, donde tenemos que sumarnos a este tipo de situaciones del país como apoyo y como un pueblo que quiere un solo objetivo y ese es llegar a la paz absoluta, haciendo valer nuestros derechos, en resumen, vivir dignamente después de tanto dolor y sufrimiento.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario