UN POCO DE SAMUEL

Samuel Ochoa Pulgarin es un joven de 20 años, estudiante de comunicación social y periodismo, decidió estudiar esto por el gusto a la lectura e investigar y también porque cree que como periodista puede aportar a la justicia del país; sin embargo, su primera opción era estudiar filología por sus diferentes áreas, sectores de trabajo, el gusto por la lectura y lenguaje.

“Quiero formarme como periodista para obtener información clara y veraz para transmitirla a la ciudadanía”.

Yo le pregunté a Samuel por alguna persona que admire y me dijo que él no admira a nadie que conozca porque al mismo tiempo admira a muchas personas, mencionaba al periodista Daniel Coronel y recalca que lo motiva en la carrera de periodismo.

Sufrió de una especie rara de varicela, identificada como varicela negra, estuvo hospitalizado por un largo tiempo y aún tiene algunas cicatrices. 

Samuel desde pequeño participó en talleres de lectoescritura para niños, él hace énfasis en uno en especial, se trata de un programa de fomento a la lectura de Comfenalco que consiste en encuentros para compartir libros e ideas. Gracias a esto, se desarrollaron varios de sus hobbies, la lectura, escritura y conocer e investigar, por otro lado, uno de sus hobbies mas importantes es la fotografía.

Estudió desde preescolar hasta la mitad de séptimo grado en la UPB, sufrió de bullying allí ya que no socializaba mucho, sino que prefería leer y estar conectado con libros. Esto afectó a sus ganas o motivación de socializar en ese tiempo. aunque hoy en día se considera una persona sociable. 

En séptimo empezó a socializar más pero su rendimiento bajó, así que, se tuvo que cambiar de colegio hasta que se graduó de bachiller.

Se define como una persona tranquila, con temperamento calmado, aunque si se enoja es difícil de tratar ya que dice que se encierra en una especie de burbuja que no lo deja escuchar nada más, piensa mucho antes de actuar.

Recuerdo cuando conocí a Samuel, fue durante las primeras semanas de la universidad y mi primera impresión con sus pocas palabras era que se veía muy inteligente, además, sus aportes en las clases eran muy interesantes. Al principio yo pensé que era muy serio, al tiempo nos acercamos más y fuimos a varias fiestas y ahí me di cuenta que es muy extrovertido.

No tenía muy claro qué estudiar, así que, se tomó un año sabático para su realización personal y trabajar; también en este año aprovechó para practicar Squash y artes marciales. Ganó varias medallas en estos dos y participó en un torneo donde ocupó el primer lugar en esquemas de movimientos coordinados y segunda medalla en modalidad de combate.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario