Un encuentro de amor

Un día, así como cualquiera en el año 2013 en la ciudad de Medellín, en eso momento de mi vida aspiraba a un cupo de la universidad y debía entregarle una documentación a la hermana de la mujer que robo mi corazón. María se encontraba en ese momento ahí tan hermosa y reluciente, tímida y amable. Para algunos, el amor a primera vista no existe, es una alucinación o una mentira; para otros, es el principio de un amor verdadero.

Pasaron las semanas y María sin saber que había alguien que, por la mañana, apenas abría los ojos, ya la tenía en sus pensamientos, y quedaba allí hasta el anochecer, hasta que sus ojos se cerraban. Una noche decidí salir con mis amigos a una discoteca, María estaba nuevamente con su hermana, que hermoso es cuando todo sucede por casualidad. Sin fechas, sin planes, solo es una coincidencia, o el destino. Mis amigos y yo nos acercamos a ellas, cuando nos presentaron, sentí que me volvía tan loco que perdía la razón.

Seguimos la fiesta entre música y baile me acerqué a Maria le pedí su número de teléfono. Al otro día nos empezamos a comunicar, hablábamos todos los días y así pasaron tres meses hasta que nos volvimos novios. Cada que la veía sentía que mas que mi novia, era mi mejor amiga, mi porta secretos, mi tapón de lagrimas y mi futuro.

Llevamos 8 años de noviazgo en el que hemos pasado por momentos maravillosos y también dolorosos, dos situaciones que nos marcaron mucho y nos unió mas para seguir juntos y fortalecer la relación, el primero fue el fallecimiento de nuestra hija María José, que nació a los 5 meses.

Aunque el tiempo que tuvo en esta tierra fue demasiado corto, fue para grabar su recuerdo en mi alma y en mi corazón, guardo sus cenizas en un cofre en el que le pido a Dios que me regale un hijo nuevamente para amarlo y cuidarlo.

La segunda situación difícil que tuvimos fue nuestro amor a distancia por 3 años, me tocó viajar al chocó por motivos laborales. Las relaciones a distancia pueden ser algo realmente complicado, porque cuando amas a una persona, lo que más te apetece es estar con ella y verla a todas horas, poder abrazarla y besarla continuamente, y si te encuentras muy lejos de esa persona tan especial estas cosas tan sencillas se convierten en tarea imposible.

Pero gracias a esa distancia me di cuenta de que es la mujer de mi vida y lo que siento por ella, en estos momentos también estamos distanciados, pero por un tiempo más corto. Se que podemos con esto y más, para seguir juntos y cumplir nuestros sueños. me da igual que no podamos estar juntos y que haya mucha distancia entre nosotros ya que la recompensa sin duda merece la pena, estar con Maria por el resto de nuestra vida.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario