Un corazón deportista

Por: José Luis Diaz Tamayo, Teddis Lennis Arango y Laura Betancur.

Es como cualquier hombre de Medellín. Un físico que aparenta menos de sus 58 años, apasionado por nacional y la selección Colombia, pero lo que nadie conoce es su historia.

“Mi infancia fue la de un niño común, jugaba en la cuadra con la pecosa todos los días y fue así como nació mi amor al deporte” al hablar de esto sus ojos negros brillan y su sonrisa un poco amarilla se pone de oreja a oreja, demostrando lo feliz que lo hace hablar del deporte, porque no es solo del futbol también es por el billar, la natación, el atletismo y muchos otros que existen.

Sabaneta en los años 80 no fue un municipio de oportunidades, los pocos técnicos que allí trabajaban no tenían influencias en los grandes equipos por esta razón John no llego a un equipo de primera división, la instancia más lejana a la que llego fue Amalfi de Envigado donde ganaba un salario promedio que a duras penas le alcanzaba para un buen mercado.

La frustración y la falta de oportunidades fue la que llevo a John al alcoholismo “me sentía solo, comencé a estudiar economía en la universidad Autónoma solo aguante dos semestres, leer a tantos economistas me volvía loco y por esta razón busque otra alternativa. Fue así como empecé a asistir a seminarios donde me ayudaron con mi problema y comencé a estudiar lo que me hace feliz, profesional en deporte en el Politécnico Jaime Isaza”.

Jhon Jairo Castañeda, fundador y entrenador de Power House.

Nadie pensaría que detrás de un hombre solitario y callado se escondiera un gran entrenador deportivo; no cuenta con el tono de voz que normalmente usan los entrenadores, solo se escuchan sus gritos cuando uno de sus equipos favoritos hace gol. “Superado mi problema entre los años 1981 y 1992 fui director en Sabaneta Star entendí que cada persona es capaz de buscar sus propias oportunidades, sin necesidad de patrocinadores.”

El 10 de agosto de 2011, tras 12 años de lucha, John conseguía crear su propio gimnasio “Power House”. Situado en el barrio Holanda una calle comercial donde cada día se inscriben personas nuevas preguntando por como normalmente lo llaman en el municipio “Chumi”.

“No se necesita ser adinerado para cumplir tus sueños. La clave esta en el esfuerzo y la dedicación”. Así responde John a quienes le preguntan, mirándolo con dificultad a sus ojos, ya que pocas personas alcanzan su altura.

Actualmente Power House es uno de los gimnasios mas reconocidos del municipio.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario