“No pasa nada, solo la vida es lo que pasa”

Un 25 de mayo de 2002 llegó al mundo Laura Villegas; es una mujer Medellinense, y aunque mucha parte de su vida estuvo lejos de la ciudad que la vio nacer, no perdió la herencia de ser una paisa, es una mujer de piel clara, ojos cafés oscuros y alrededor de su rostro tiene unas pecas junto con su cabello crespo, lo cual la hace única, “es lo que más amo de mí, mis pecas” dice Villegas, pues ella prefiere que se mencione y se reconozca con su segundo apellido.  

Es una persona con muchos sueños en mente, poco conformista y orgullosa de sus logros, estudiosa, siempre con unos buenos libros en su litera para ampliar su conocimiento por las noches, admiradora de un animal fuerte y con carácter como los caballos, ¿Qué admirador de los caballos no gusta de montarlos? Una conexión que solo los que lo hacen pueden describir de un animal tan noble y de respetarse, buenos y malos momentos han surgido en medio de los caballos como presenciar el primer respiro y darle la bienvenida al mundo a uno; y malos como caerse y caer en coma por varios meses.

Ella, Fiel a sus raíces y herencia, como su Madre Claudia una excelente profesional en administración de empresas y contadora, de carácter fuerte, pero de brazos acogedores y su padre que ya no está presente en este mundo terrenal, pero que permanece en ella con su pasión, lucha y constancia. “en cuanto a mis hermanos Tengo un par, con ellos no me la llevo muy bien porque son por parte de mi papá y desde que él no está no ha sido la mejor relación después de eso” así lo afirmaba Laura, que, aunque no tiene comunicación con ellos, aun así los reconoce como parte de su familia. Su infancia fue un poco confusa, pues siempre estuvo rodeada de un ambiente muy académico, tanto por el lado de su padre como por el de su madre, “nunca fui la típica niña que juega y demás, en realidad me formé entre libros y cuestiones parecidas, además creo que siempre hubo una presión familiar con todo el tema del colegio y ser mejor para la vida…” cuenta Laura.

Laura una mujer de altibajos emocionales, déficit de atención e hiperactividad algo que para muchos puede significar un problema, pero que a lo largo de los años y la experiencia ella ha logrado canalizar como un potenciador académico, además de leer le gusta escribir mientras toma un café tranquilamente en Milla de Oro, pues siente que allí nadie la juzga y que todos la ven de una manera muy parecida a los demás. 

Ella ama sentirse libre

“amo compartir tiempo con mis amigos” afirmó Laura. Disfruta salir a centros comerciales con sus amigos, para encontrarse ella misma y sentir que puede salir de su rutina diaria, pero me gusta también estar en naturaleza “es como una oportunidad de libertad” dice quiñones; pues en medio del árboles, cantos de los animales, soledad, es cuando siente que se inspira para la escritura y siente que tiene conexión con su alma en medio de tanta majestuosidad.

Con muchas dudas, pero con ganas y convencida de que puede aportar su granito de arena para transformar una sociedad, por esto ha sido voluntaria en diferentes fundaciones, pero en la que más le ha gustado ser partícipe es Fundación Compartir Sueños, en la cual cada diciembre recogen regalos que son donados por empresas o personas de buen corazón, que desean regalar un recuerdo de felicidad a cada niño que se encuentre en estado vulnerable. “me apasiona ver la sonrisa de los niños y quisiera que llevaran ese recuerdo de que un desconocido hizo de su navidad el recuerdo más hermoso de su vida” afirma Laura, aunque ella en unos años también está entre sus proyectos formar su propia fundación. Ella ve esto como una oportunidad de cambio para las nuevas generaciones, donde en un futuro esto les recuerde que somo más las personas buenas que las malas, y que a pesar de las adversidades cada día es una nueva oportunidad para salir y crecer en nuestro interior y exterior.

Su carrera, su herramienta para salir adelante

 se aventuró a estudiar Comunicación Social-Periodismo, visionándose con tener un trabajo estable en el cual pueda sacar a relucir sus mejores cualidades, tales como de ser una de las mejores escritoras de historias, y que siempre su mayor deseo es compartirlas con todos, por eso también sueña con escribir un libro, su proyecto de vida está atado a tres pilares, los caballos, el mundo y la cooperación, por eso sueña con una pesebrera para tenerlos cerca, con una gran maleta para recorrerlo y un gran corazón para aportar a salvarlo.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario