Natalia, una madre que se conmueve por los jóvenes de Samaniego

Sus ojos expresaron una profunda tristeza en el momento en que observaba un vídeo publicado por Revista Semana, el cual mostraba lo sucedido con los jóvenes asesinados en Samaniego. Sus lágrimas recorrieron con mayor prisa su mejilla izquierda, mientras algunas se reposaban en su mentón. Por esto decidí que la entrevista que le haría seria con respecto a la violencia, sentía curiosidad por sus respuestas, pues ella también es madre

Natalia es una mujer de estatura media, ojos oscuros y piel blanca, su cabello es de color café y un poco ondulado, en su brazo izquierdo tiene un tatuaje de una mujer desnuda el cual es acompañado por una frase “soul women”. Es una mujer de carácter sensible, le gusta ser competitiva, y se ve una persona bastante alegre. Además, es una madre joven, y tiene cuatro hijos, que tienen edades entre los 14 a 20 años.

El día 23 de agosto acordamos realizar la entrevista, se notaba algo inquieta por las preguntas, solo conocía el tema. El cuarto de una de sus hijas fue el escenario, ella la acompañó mientras realicé la entrevista. Saqué mi celular y empecé a grabar. Mientras ella daba sus respuestas sus ojos parecían algo distraídos, y sus manos acompañaban sus palabras. Cuando ella se refirió puntualmente a lo sucedido con los jóvenes en Samaniego, el tono de su voz cambió, pues, aunque trataba de hablar con seguridad su voz se entrecortaba un poco. Sin embargo, cuando se refería a temas de injusticia e impunidad, su voz pasaba a ser un poco hostil.

En el transcurso de la entrevista se notó muy cómoda.

A pesar de que quiso dar a entender de que la paz sería posible si se trabaja de una mejor forma, sus ojos no reflejaron esa seguridad, algo en su voz dio a entrever de que dudaba de que Colombia algún día vivirá en paz.

Quiero resaltar que su empatía hacia las madres de aquellos jóvenes me conmovió y que, al verla llorar por aquella situación, algo en mí también se quebrantó.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario