Los retos del sector cafetero en tiempos de Covid-19

Mientras la economía Colombiana pasa por una indudable crisis a causa de la pandemia del Covid-19, el negocio para los cafeteros colombianos corre a un mejor ritmo, pues durante marzo, la carga de café pergamino seco llegó al mejor promedio mensual de precios en una década. Ahora se preparan para enfrentar una nueva problemática: la falta de personal para la recolección de la cosecha.

Colombia al igual que el resto del mundo, se encuentra sumergida en una emergencia sanitaria ocasionada por el coronavirus, pero en medio de todo, para los caficultores y las 530 familias que hoy dependen del café, el producto del agro colombiano más reconocido a nivel global, ha representado en principio algo positivo para su rentabilidad.

Para los productores, la pandemia ha significado una nueva oportunidad debido a que mientras materias primas como el petróleo se han ido en picada, el café ha vuelto posicionarse cerca del U$1,20 por libra, que, sumados a la tasa de cambio, han llevado a que la carga interna del grano se esté cotizando por encima de $1’200.000 (el doble en comparación con los precios de la crisis de 2018), según datos de la Federación Nacional de Cafeteros(FNC).

Aunque a este sector la contingencia le ha traído beneficios frente al precio del grano, también se ha visto perjudicado de otro modo, pues se enfrenta a la cuarentena obligatoria cercana a la temporada de cosecha, lo cual hace imposible la contratación de personal, y el traslado de la misma hacia las zonas de los cultivos, pues las medidas de aislamiento no permiten el transporte intermunicipal.

Ante toda esta problemática, la Federación Nacional de Cafeteros anunció que se tomarían medidas estrictas para evitar la propagación del coronavirus ya que, por ser un producto agrícola de primera necesidad, la cadena logística de la producción de café está contemplada dentro de las excepciones de las medidas de aislamiento decretadas por el Gobierno nacional. Entre marzo y junio se espera recoger la cosecha de primer semestre, de unos 6.5 millones de sacos de café, labor que requiere unos 135 mil recolectores. Por lo tanto, deberán cumplir con un protocolo para cuidar la salud de los productores y sus familias y así continuar con la actividad productiva y económica.

(function (d) { var js, id = «genially-embed-js», ref = d.getElementsByTagName(«script»)[0]; if (d.getElementById(id)) { return; } js = d.createElement(«script»); js.id = id; js.async = true; js.src = «https://view.genial.ly/static/embed/embed.js»; ref.parentNode.insertBefore(js, ref); }(document));

Entradas relacionadas

Deja tu comentario