La soledad y el encierro no son una buena mezcla para la salud mental en tiempos de Coronavirus

Cuando la Gobernación de Antioquia anunció la” Cuarentena por la Vida” en el Valle de Aburra, pensé que eran una especie de vacaciones forzadas, por lo que tendría que cerrar mi salón de belleza todo un fin de semana, cosa que nunca hice en los 6 años que tiene de ser fundado, pero creí que estaba bien descansar un poco, como tal vez muchos más pensaron.

La alteración psicológica comenzó entonces cuando el Presidente de la República anuncia por medio de una transmisión de TV el Aislamiento Nacional, el cual iría hasta el 13 de abril; en ese momento me empecé a preocupar, ¿Cómo voy a pagar arriendo, servicios públicos, deudas financieras, la mensualidad del estudio de mi hijo, etc…? Y como si fuera poco me encontraba sola en mi casa, sin mi hijo, sin mi madre; no podía para de pensar ¿cómo pasar tanto tiempo sola y encerrada o para donde me podía ir? No había respuesta.

El estrés se manifestó con un extraño dolor de cabeza como si se fuese a explotar, también fui poseída por una sensibilidad que no me permitía siquiera ver vídeos donde saliera un trapo rojo, la hora de dormir ya era a las 3 o 4 am, incluso parecía un tanto loca de hablar todo el tiempo sola.

Cuando entendí que la cuarentena no terminaría el 13 entonces decidí estar tranquila, controlar mis emociones, no pensar tanto en lo que se viene, ser fuerte y buscar la forma de sobrellevar la situación, así eh podido evitar que mi salud mental se vea afectada por esta mezcla de encierro y soledad.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario