La economía durante época de cuarentena

Margarita Betancur Calle es una mujer, de 45 años , es rubia y delgada. Su manera de vestir es casual, es amante de los jeans, camisetas y tenis blancos. Se caracteriza por siempre estar organizada y limpia, así mismo es en su casa, todo tiene que estar siempre en orden.

Ella es la gerente de su hogar, vive con su hija y su esposo los cuales describe como: desordenados, perezosos y atenidos. Sin embargo afirma: “si yo no soy la que organiza casa, nadie lo hace, no sé qué sería de ellos sin mí”; y es que Margarita es una mujer disciplinada, trabajadora y emprendedora.

El día de Margarita comienza a las 8:00 A.M. Lo primero que hace es el desayuno, es su comida menos favorita, para ella es aburrida y monótona, se hace un café con leche y pan con cuajada porque los quesos puros le dan migraña. Luego de eso comienza lo que ella llama su rutina diaria.

Para Margarita es fundamental vivir en un espacio armonioso, donde se pueda estar en orden y limpieza, eso ayuda a que todo fluya mejor, vivir en sana convivencia para poder trabajar, estudiar y descansar como debe ser. Claro está, para los gustos los colores, hay quienes viven en desorden y son felices y esta Margarita que es feliz casa organizada.

Mi hobbie es decorar los espacios, buscar ideas para ir remodelando mi casa, disfruto junto con mi hija innovar con diferentes acabados, eso me relaja. Por ahora no lo he podido hacer, pues la cuarentena ha traído varias dificultades económicas, mi almacén de ropa infantil estuvo cerrado por tres meses, eso significó una difícil situación para sostenernos en cuanto a las necesidades básicas, lo único que medio nos salvó fue que mi esposo siguió laborando.

Margarita tuvo pérdidas económicas de 13 millones de pesos, sin embargo siguió generando empleo y decidió no despedir a sus trabajadores, por el contrario, les ayudó para que ellos también  sobrevivieran a la pandemia e intentó vender por internet, algo que fue complejo para su almacén, debido a que en los 10 años que lleva abierto, nunca optó por la posibilidad de hacer domicilios, cuando se trata de vender ropa se debe de tener en cuenta: calidad vs precio, que estos dos tengan coherencia.

Ahora Margarita presenta cuadros de estrés, ansiedad y migrañas severas, ella dice que su cabeza no da para más, y es que a su edad, le ha tocado enfrentarse a situaciones muy complejas, ser madre cuasi  cabeza de familia y además comerciante. Todo esto margarita lo aprendió con las experiencias de la vida, ha sido autodidacta, pues cuando tenía solo 8 años su madre falleció y esto la obligó a valerse por sí sola y así fue, para Margarita nada fue un obstáculo que le impidiera ser una mujer integral, independiente y como ella dice, ejemplar, lo que más quiere en el mundo es ver a su hija bien, cumplir todos sus sueños y el anhelo más grande es vivir en el campo “Papito Dios me ayude a cumplir ese sueño que siempre he tenido, vivir en una finquita por allá en potrerito” expresó Margarita.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario