El desempleo, una herida que no sana

El desempleo ha sido una constante en nuestro país, en los últimos años exactamente hace diez años el desempleo empezó a mostrar mejoras siendo el mejor año en el 2015 con una tasa de 8,9 por ciento. Lo que generaba confianza en el sector económico visto que esta se mantenía en una cifra de un dígito, pero esto no duró mucho dado que esta taza empezó a incrementar al año siguiente con una tasa de 9,2 por ciento; este se agudizó por la actual pandemia de la covid – 19, mostrando una tasa de desempleo de hasta 24,7 por ciento en el país siendo la más alta en más de una década.

A pesar de ello, desde que inició la reactivación económica, el inicio de la vacunación de la población que a la fecha van 15.902.438 de personas con el esquema completo. Lo que ha generado que en el último trimestre el desempleo registrará una reducción de 5.9 puntos porcentuales, siendo del 14.3 %, en comparación al mismo trimestre del 2020 que se encontraba 20.2 %, además la tasa de ocupación presentó un aumento de 6.7 punto porcentuales ubicándose 51.8% según cifras del DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística). A la fecha se encuentran 20.9 millones de personas empleadas/ocupadas: lo que genera una confianza dentro de la sociedad, y genera una sensación de que todo se va recuperando después de unos niveles nunca vistos.

Las razones válidas de desempleo son:

  • No hay trabajo disponible en la ciudad.
  • Está esperando que lo llamen.
  • No sabe cómo buscar trabajo.
  • Está cansado de buscar trabajo.
  • No encuentra trabajo apropiado en su oficio o profesión.
  • Está esperando la temporada alta.
  • Carece de la experiencia necesaria.
  • No tiene recursos para instalar un negocio.
  • Los empleadores lo consideran muy joven o muy viejo.

En este momento es pertinente hacernos una pregunta ¿Por qué los niveles de desempleo siguen tan altos a pesar de la reactivación económica?

Cabe resaltar que durante la pandemia en el país se han cerrado más de 509.370 micro negocios; pasando de 5.8 a 5.3 millones de pequeñas empresas cerradas, que equivalen a millones de trabajos, sin embargo, en el país se registraron más 166 mil empresas durante el primer semestre del 2021, que indica un crecimiento del 26% en comparación al 2020, además, el 53 % de las empresas creadas son empleadoras, como así, que por lo menos tienen a una persona empleada. A pesar del crecimiento empresarial que ha registrado el país, registra el mismo índice de desempleo del 2019, por lo cual, surgen varias preguntas ¿Los alivios que están recibiendo las MYPES son suficientes? ¿Son muy altos los tributos? ¿Pasan del año de creadas? asimismo, las Cámaras de comercio del país, prestaron más de 359 mil servicios para impulsar la reactivación económica, entre estos están: formalización, digitalización, fortalecimiento empresarial; entre otros, Así lo dio a conocer Confecámaras.

Según Dora Jaramillo administradora de empresas “uno de los factores por lo que una microempresa no llega a un año de funcionamiento, por el manejo de los ingresos, los propietarios no reinvierten en sus negocios, por la falta de visión a futuro, además, muchas MYPES manejan adecuadamente sus recursos, pero los tributos son muy altos y gran parte de los ingresos se van en ellos”.

Asimismo, el desempleo informal es otro flagelo de este enorme problema, ya que, podemos en las zonas céntricas de las ciudades, habitantes empujando una carreta con verduras, con accesorios de celular; vendiendo cigarrillos, para así poder llevar algún centavo con el fin de sobrellevar otro día y teniendo en cuenta que, son personas que no pueden acceder al sistema de salud prepagado, prestaciones de servicios. En el país según cifras del DANE el 48.1 % de personas que se emplean de forma informal, el 45 % son hombres y el 48 % las mujeres.

Las mujeres después de los jóvenes son las que más se ven afectadas en el campo laboral con un índice de desempleo del 19.1 % que equivalen a más 1.4 millones de mujeres en búsqueda de trabajo, a parte de los efectos de la pandemia. Según Nadia Sánchez representante de la ONG She is dice que: “este comportamiento negativo obedece a varios factores, el primero de ellos es la oferta inequitativa, pues según cálculos de esta ONG el 78% de las ofertas laborales van dirigidas a hombres y en su mayoría las personas que aplican a estas ofertas son mujeres”.

A pesar de que el índice de desempleo del país se ubica en una tasa de 14.3 %, hay ciudades que registran números muy alarmantes estas son: Cúcuta con un 20.4 %, Florencia con un 20.3 % y Cali con un 20.2 % siendo la única de las grandes ciudades con una tasa de desempleo tan alto, por otro lado, las ciudades con la mejor tasa de desempleo son: Cartagena con 10.5 %, Barranquilla con 10.8 y Bucaramanga con 12.8 %. Siendo curioso que las dos principales ciudades del país no se encuentren en los primeros puestos.

Con el avance de la reactivación se espera recuperar más de un millón de empleos, que ayuden a cerrar la brecha generada por la pandemia, además del crecimiento de la economía en el presente año que según Corficolombiana será del 7.2 %.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario