Crisis de los vendedores informales en el municipio de Bello.

Vendedores informales en el municipio de Bello

Los vendedores informales deben afrontar una serie de dificultades para poder trabajar, es una lucha permanente para sobrevivir.

A raíz de la actual pandemia, la situación económica y social de los vendedores informales se ha visto afectada sobre todo porque las condiciones no son apropiadas para trabajar, se considera que el uso del espacio público es inapropiado, por lo tanto, en muchos casos los vendedores ambulantes son desalojados de su lugar de trabajo, sin embrago persiste la incertidumbre de que no tienen un local o un espacio fijo en el que puedan sostenerse y poder sobrevivir, además, los protocolos de bioseguridad, el distanciamiento social, los días que estuvieron encerrados por petición del Gobierno Nacional y la alcaldía, han afectado sus ventas.

https://www.canva.com/design/DAEqkDF64oA/p4qwDQxRGihJI-EhqQLweA/view?utm_content=DAEqkDF64oA&utm_campaign=designshare&utm_medium=link&utm_source=publishsharelink

Estos vendedores tienen además pocas oportunidades de empleos, no tienen un trabajo decente y los ingresos son irregulares a pesar de que trabajan a diario, incluso fines de semana, sin descansar.  Luis Javier González vendedor de aguacates, nos dice que le da incertidumbre que cambien de administración y lo saquen de su puesto. Lleva más de 30 años trabajando en el parque de Bello, y ya muchas personas lo conocen como “El aguacatero” lo que él pide es que no lo desalojen de su espacio ya que no tiene un local. Don Javier tristemente dice que al menos su trabajo le da para comer, pero en ocasiones solo come dos veces al día porque no le alcanza para el arriendo.

Uno de los mayores problemas es el espacio público, que, si bien es abierto a todos, existe problemas de reglamentación de la venta ambulante. No hay organización o una gestión que los ampare, aunque tenga derecho a vender.  La dirección de desarrollo económico de la alcaldía de Bello ha hecho encuestas de caracterización socioeconómica para identificar el número de personas dedicadas a este oficio, y así poderles ofrecer programas o servicios conforme a sus necesidades, conforme a la política pública nacional de vendedores ambulantes. Sin embargo, los vendedores informales se suman a la profunda crisis alimentaria y económica que ha traído la pandemia.

https://www.canva.com/design/DAEqjwT-WlY/GvIsilUMRSCUqi7iIp2COw/view?utm_content=DAEqjwT-WlY&utm_campaign=designshare&utm_medium=link&utm_source=publishsharelink

Miles de personas buscan llevar sustento a la casa, pero la actual pandemia ha golpeado el bolsillo de los colombianos. Muchos han buscado la manera de subsistir y por ende ha aumentado el trabajo informal.  Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) la informalidad aumentó llegando a un 48,5%

Entradas relacionadas

Deja tu comentario