Colombia frente al Cambio Climático

El cambio climático es y será uno de los mayores retos de la humanidad, tenemos un compromiso de lucha por salvar la Tierra o lo que queda de ella, debemos cambiar nuestro modo de transporte, nuestra forma de producir comida, la construcción de nuestras ciudades, todo aquello que libere dióxido de carbono debe ser manejado en cantidades mínimas.

En primer lugar, es necesario aclarar dos conceptos que, si bien están estrechamente relacionados, con frecuencia se toman de manera errónea como sinónimos: el cambio climático y el calentamiento global. Existe una importante diferencia, y es que el calentamiento global es la causa del cambio climático, es decir, el aumento de la temperatura del planeta provocado por las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad del ser humano, están provocando variaciones en el clima que de manera natural no se producirían.

La Tierra ya se ha calentado y enfriado en otras ocasiones de forma natural, pero lo cierto es, que estos ciclos siempre habían sido mucho más lentos, necesitando millones de años, mientras que ahora y como consecuencia de la actividad humana, estamos alcanzando niveles que en otras épocas trajeron consigo extinciones en apenas doscientos años.

El calentamiento global es una realidad que sofoca al mundo y “Colombia es uno de los países más vulnerables al cambio climático, particularmente, a eventos extremos como lluvias, sequías y aumento del nivel del mar, pero la deforestación también representa una amenaza creciente para la biodiversidad y la seguridad alimentaria. Los ojos del mundo están puestos en Antártida y Groenlandia, regiones que se están derritiendo a unos ritmos y niveles que superan cualquier modelo de dinámica glaciar, pero esta es una realidad que también se vive en Colombia y que no escapa a la regla. El cambio más visible en el país es el derretimiento glacial que, en menos de 50 años, llevó a perder 8 glaciares.

Según información del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), Colombia pasó de tener 374 kma 37 Km2, es decir que ha perdido el 92% de su área glaciar, con el agravante que anualmente se pierde entre un 3% a 5% de lo que queda. Pero este no es el único cambió más visible, también se han presentado perdida de playas, eventos extremos como incendios y fuertes lluvias, y extinción de especies.

Estos fenómenos globales de diversa forma y grado afectarán los ecosistemas y los sistemas socioeconómicos de diferentes regiones del planeta. Todos los países serán impactados por tales fenómenos y Colombia no es la excepción, razón por la cual en el país hay una alta preocupación sobre el tema en diversos niveles del Estado, en las instituciones, sectores socioeconómicos, en entes territoriales y en la comunidad nacional en general.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales – IDEAM, en cumplimiento de las funciones de informar al Estado y a la comunidad colombiana acerca del ambiente, particularmente sobre el clima, ha venido desarrollando investigación para detectar las evidencias del cambio climático en Colombia y para elaborar los escenarios climáticos que con mayor probabilidad se presentarían en los próximos decenios. 

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia, IDEAM, dice que la evidencia histórica muestra un aumento significativo en las sequías y en las precipitaciones extremas en los últimos treinta años y se pronostica un incremento de cerca de 0,9 grados centígrados para el 2040 y de 2,2 grados centígrados a final de siglo en la temperatura del país.

Si se quiere pelear contra el cambio climático es debido saber que la mayoría de nuestra economía se basa en combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural. El petróleo influye más en el sector de transporte, el carbón y el gas natural influyen en la electricidad. En las primeras décadas del siglo XXI para mantener la presencia de los combustibles fósiles se ha llegado a muy riesgosas y extremas fuentes para extraer esta materia prima, se destruyen cimas de montañas por carbón, taladran el suelo por gas natural, se realiza perforación petrolera costa afuera y extraemos petróleo de arenas bituminosas, todo estas son unas de las formas más devastadoras para producir combustibles; se eliminan enormes bosques, contaminan el agua de los arroyos y ríos trayendo un gran impacto en la vida salvaje y a comunidades nativas, todo esto para obtener tanques de combustible, no existe un combustible fósil limpio.

Lo que un día parecía imposible está pasando, las capas de hielo se están derritiendo, los océanos crecen, hay patrones de climas peligrosos como inundaciones, sequías e incendios. No estamos lejos de acabar con lo que algún día se llamó el edén.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario