Reconocer el problema es el inicio de la solución

Nunca antes, para mí, había sido un problema escribir. Recuerdo mis tiempos en el colegio y esas clases de castellano donde la actividad consistía en redactar sobre un tema impuesto o por elección personal, siempre era la primera en comenzar y la última en terminar, o bueno, así lo recuerdo. El hecho es que con esto no quiero decir que mis escritos eran los mejores de la clase, simplemente que me emocionaba tanto la idea de expresarme de esta manera que se me hacía casi imposible parar. En el gran…

Leer más